Ni siquiera los rescoldos quisieron ser cenizas