Observando las luces lejanas (2003)


Observando las luces lejanas

ese sarampión que le sale a la noche de niña

salgo de mi entorno

y sin dejar de mirar a las estrellas

derramadas por el suelo

camino con la vista

y las voy recogiendo

depositando en mi cabeza

una parte del espacio que iluminan.

Una forma ligera al pasear

alejado del cuerpo

merodeando con la esperanza

de la cercana muerte del invierno

me palpo, meticulosamente

buscando los brotes del alma

ese nacimiento necesario

que debe llegar en primavera.

Somos un fruto caprichoso

y oscilan las luces a lo lejos

y saco la mano

dejándola mecerse en libertad

caminando descalzo, soledad

y acompaño a esta noche

mirando a las luces en silencio.

Ir al principio de la página Volver al índice de Poesía