Al menos (2003)


Al menos

al asomarte a través de los cocuyos

elevándote sobre el aroma común

tomas, entre unas manos posesivas

las tuyas

y  las vas acariciando, lentamente

como si el tiempo

cansado de pasar parase.

Cumbre entre sol y luna decisiva

que produce la sombra suficiente

para verte mis manos

acurrucadas en las tuyas

y  agradecer, saboreando

el calor que me diste

y tu silencio.

Esa   concesión a la vida

que da  el ayazgo del  silencio

ese ahogo venenoso

que da una soledad inoportuna;

y por esto, asido a ti

se caminar añadiendo un paso al otro

y me deslizo prudente

por una vida  perezosa

que me mantiene en el reparto

que no me da de baja.

Vivo para servir esta nave

mientras, remamos.

Ir al principio de la página

Volver al índice de Poesía