Acurrucado (2003)


Acurrucado entre las luces y las sombras
posesivo
para tener algo entre las manos
mudo
para escuchar lo que me digo
presiono
con el dedo más gordo que tengo
al tete de la razón pura
y animo al publico presente
a ser más simple
y asidos los dos, manipulados
decir sí al libro, al locutor
o al listo diurno
a la voz sin rostro de la tarde.

Que con tus ideas y las suyas
he vomitado una opinión inesperada
y pido perdón, desconcertado
volveré a leer
seguiré escuchando en el silencio.
Y opino diferente
y no lo siento, sufro de rodillas.
Con tantas religiones a mi paso
se me van, nublando el horizonte
y me voy alejando de la costa
en este paquebote vital
desde el que lanzo botellas al vacío
vaciadas a conciencia, deudoras
del vidrio de sus ojos
de la fragilidad aparente de mis sueños.

Ir al principio de la página Volver al índice de Poesía